26 sept. 2012

Lugares de vida

Estar sano es sentir la vida a través de nuestro cuerpo y nuestras relaciones. Existen lugares en los que la vida se manifiesta con tanta fuerza, con tanta intensidad, que resulta imposible enfermar. Otros, al contrario, están tan degradados, tan desprovistos de vida, que hasta la persona más sana enfermará sin remedio. Lugares así los encontramos en todas las ciudades del planeta, lugares en los que la contaminación, la mala calidad del agua, los alimentos basura, la explotación en el trabajo o la falta de trabajo, las prisas y el estrés, la soledad y la angustia de tanta gente que no tiene nadie en quien apoyarse son factores que conducen inexorablemente a la enfermedad y la muerte. La salud no es un asunto personal, implica a toda la comunidad. Depende de todos generar los hábitos adecuados para que se pueda dar una comunidad sana, en un entorno sano, en el que las personas podamos encontrarnos y relacionarnos desde el cuidado. Se trata sin duda de un gran reto, convertir nuestros pueblos y ciudades en comunidades saludables, en las que estar sano sea tan normal como estar vivo. No te descuides, si aprecias la vida, si te preocupas por el futuro de tus hijos, tú también debes participar en este proceso de sanación. Ojalá puedas llegar a decir que donde tú vives, la vida se respira por todas partes.